Blog

Enfermedades respiratorias por causas laborales

Actualmente existen muchos casos de juicios laborales por enfermedades respiratorias que iniciaron en un lugar de trabajo o que se agudizaron luego de un tiempo determinado de labor. Si sufriste o sufrís algún tipo de afección pulmonar a causa de tus tareas laborales, este artículo te puede interesar.

Enfermedades respiratorias por causas laborales

Cuando hablamos de enfermedades respiratorias en el trabajo o por causas laborales seguramente las asociamos con la industria de la minería. Y si bien en este rubro se debe tener especial cuidado para no sufrir ciertas afecciones, las enfermedades respiratorias ocupacionales también se encuentran muy presentes en otros rubros como la agricultura, la industria del metal o la construcción.

Enfermedades respiratorias laborales: un breve repaso

En 1950 con el auge de la industria del carbón en Europa, se comenzó a observar un preocupante aumento en diferentes casos de afecciones respiratorias, aunque la más común era la neumoconiosis. Con el paso del tiempo y el desplazamiento del carbón por otras fuentes energéticas, sumado a nuevas políticas de prevención, el espectro de las enfermedades respiratorias mutó y actualmente existe un gran abanico de estas dolencias, aunque la más común es el asma laboral.

Según estudios realizados en Estados Unidos y España, se estima que hoy en día entre el 2% y el 15% de los casos de asma diagnosticados en adultos están relacionados directamente con el trabajo. Por otro lado, un estudio realizado en México detectó casi 15.000 casos de neumoconiosis en personas y el 96% de estos trabajadores terminaron con una incapacidad permanente para volver a realizar el trabajo que venían ejecutando.

Se calcula que la neumoconiosis derivada de la exposición a sílice, asbestos y polvo de carbón ocasiona 30.000 muertes y 1.240.000 años de vida saludables perdidos (AVAD). Además, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha estimado que entre un 30% y un 50% de trabajadores, pertenecientes a sectores de alto riesgo de exposición a polvo, podrían sufrir enfermedades ocupacionales producto de su exposición.

Factores de riesgo y actividades con riesgo

Para un trabajador, la probabilidad de contraer alguna de estas enfermedades depende de varios factores: la magnitud de la exposición acumulada durante la vida laboral, las características de los agentes a los cuales se esté expuesto y la variabilidad biológica. Además, se debe tener en cuenta la intensidad de la exposición y las condiciones de la exposición (si se dio en espacios cerrados o abiertos; si existía o no ventilación; la concentración de partículas en el aire; entre otras).

Por otro lado, según la Superintendencia de Riesgos de Trabajo de Argentina, existen algunas actividades que deben prestar especial atención a los cuidados y medidas de seguridad porque son las más propensas a verse afectadas por diferentes patologías respiratorias.

Algunas de las actividades son:

  • Trabajos en minas, túneles, canteras, galerías, obras públicas
  • Tallado y pulido de rocas silíceas, trabajos de canteras
  • Trabajos en seco, de trituración, tamizado y manipulación de minerales o rocas
  • Extracción, molienda y utilización de cuarzo como materia prima
  • Fabricación de carborundo, vidrio, porcelana, loza y otros productos cerámicos, fabricación y conservación de los ladrillos refractarios a base de sílice
  • Fabricación y manutención de abrasivos, de polvos de limpieza o detergentes
  • Industria siderometalúrgica
  • Fabricación de refractarios
  • Industria del papel
  • Reparación de automóviles, limpieza abrasiva, lijado, eliminación de pintura y óxido abrasivo.
  • Procesamiento de productos agrícolas
  • Trabajos en plantas de fabricación de productos de amianto
  • Trabajadores de la industria de cemento
  • Albañiles, inspectores de construcción
  • Carpinteros
  • Instaladores de paneles de yeso
  • Trabajadores de la industria textil en la fabricación de prendas

 

Indemnización por enfermedad respiratoria

Existen numerosos casos, algunos a favor y otros en contra, de trabajadores que sufrieron diferentes patologías respiratorias y debieron mermar su actividad laboral. Por ejemplo, en el año 2019 la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Mendoza condenó a una Aseguradora de Riesgos de Trabajo por no responder debidamente a las demandas de un trabajador con insuficiencias respiratorias.

En este caso, un trabajador de una planta envasadora de gases se vio expuesto a la inhalación de gases nocivos y sustancias tóxicas durante años, lo que tuvo impacto en su salud produciéndole insuficiencia respiratoria de carácter grave e irreversible, otorgándole una incapacidad del 70% y provocándole tos, disneas y neumonías frecuentes. En este caso, la ART se vio condenada por no responder en tiempo, forma y por dilatar ciertos procesos que obligaron al empleado a cursar el caso por vías legales.

Por otro lado, existen otros casos a favor de los empleadores y las ART, como por ejemplo uno del año 2019 en donde la Coste Suprema de Justicia determinó que una empresa no debía indemnizar a su empleado por enfermedades pulmonares. En las investigaciones se descubrió que se trataba de un padecimiento preexistente y se probó que el trabajo no influyó en su agravamiento.

Por estas y otras cuestiones es que es necesario asesorarse con un abogado especialista en causas laborales antes de iniciar una demanda contra un empleador o una ART. Tampoco está de más consultar con un médico y/o abogado de confianza en caso de sospechar que un trabajo fue el causante de un padecimiento respiratorio.

Otros Artículos

Consultá hoy un Abogado

Consultar por whatsapp